Feeds RSS
Feeds RSS

viernes, 23 de febrero de 2007

Tomás y Miranda

Era un día de sol. Lucas tenía la tarde libre y muchas ganas de jugar a la pelota, con su amigo Juan y su amigo Martín. Lucas justo los vio caminando y les pregunto si querían jugar a la pelota pero no querían jugar a eso, pero si querían jugar al pica pared y entonces hicieron un trato y jugaron todos, cuando estaban jugando a la pica pared Martín pateó la pelota a una casa que estaba embrujada. Ellos tenían plata pero no era suficiente para comprar otra pelota. Cuando fueron a buscar la pelota, vieron a la bruja que se la estaba pinchando. La bruja tomó unas aspirinetas y se tranquilizó y fue a comprar una nueva pelota para devolvérsela.
Finalmente, los dos amigos con la pelota, se despidieron del grupo y volvieron a su casa, luego de prometerse que guardarían el secreto de lo sucedido, pero Juan le contó el secreto a toda la Argentina y todos los argentinos, que quisieron matar a la bruja porque era muy malvada y peligrosa. Por suerte siguieron jugando en la puerta de la casa embrujada y la bruja no los molesto más.

2 comentarios: